English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

22 may. 2009

Aprendizaje Cooperativo, el papel del formador


¿Qué tal Formadores? Comienzo este blog, con un post sobre el papel del formador en el aprendizaje cooperativo extraido del “Curso de Metodologías participativas aplicadas a la innovación docente", impartido por Fernando de la Riva en la facultad de comunicación de la Universidad de Sevilla.

Manos unidas

Espero que os resulte interesante.

Seguir leyendo...
13 notas sobre el papel del formador en el Aprendizaje Cooperativo.

1. El/la formador/a escucha antes de hablar, escucha más que habla. Huye de las lecciones magistrales. No habla más de 15 minutos seguidos. No abusa del número de intervenciones. Escucha, observa, está permanentemente atento/a a las reacciones y expresiones de los/as distintos/as miembros del grupo. Toma notas.

2. El/la formador/a no hace ni dice lo que puede hacer y decir por si mismo el grupo. No le suple en su iniciativa y su reflexión, no plantea todas las preguntas, no da todas las respuestas, no responde a sus propias preguntas antes de tiempo, antes de dar oportunidad de hacerlo -o intentarlo- al grupo.

3. El/la formador/a pregunta constantemente, invita a pensar. La pregunta es la herramienta fundamental de el/la formador/a en la formación grupal y participativa. Su tarea principal es hacer preguntas, buenas preguntas, las preguntas adecuadas más importantes en cada caso. Preguntas que ayuden a reflexionar, a aprender, a interiorizar los conocimientos. No es tarea fácil. Exige que el/la formador/a se ejercite en hacer-se preguntas.

4. El/la formador/a favorece continuamente que los miembros del grupo dialoguen e intercambien ideas. El conocimiento, el aprendizaje, pasa necesariamente por el intercambio. El/la formador/a no es el centro de todo, no es el protagonista, aunque tenga un papel destacado. El protagonista es el grupo y el/la formador/a es más un/a director/a (me gusta más animador/a) de escena, que estimula, orienta, facilita la actuación de los verdaderos actores. La comunicación, el diálogo, el intercambio es el objetivo: hacer pensar, hacer pensar colectivamente.

5. El/la formador/a varía continuamente las “técnicas”. Combina los momentos de trabajo individual con los ejercicios en pequeños grupos y los debates o puestas en común en grupo grande. Alterna los momentos más activos (escribir, responder cuestionarios, realizar tareas, construir cosas, desplazándose por el aula o cambiando de ubicación, etc.) con los momentos más reposados (escuchar, leer, ver proyecciones, etc.). Mezcla los distintos recursos didácticos ( pizarra, rotafolio, retroproyector, presentaciones de power point, video, etc.), los trabajos en el aula y las actividades fuera de ella (visitas a otras experiencias, prácticas de campo, etc.).

6. El/la formador/a ayuda a que los/as miembros del grupo de aprendizaje busquen aplicaciones de lo aprendido a su práctica. Siempre busca ejemplos. Siempre pregunta por las aplicaciones y usos prácticos de las ideas que van descubriendo, aprendiendo. Ayuda a sacar consecuencias, a adoptar compromisos, a establecer planes y programas concretos, a llevar a la práctica, a experimentar, etc.

7. El/la formador/a organiza y devuelve continuamente al grupo las ideas que éste va descubriendo (sintetizándolas, completándolas, etc.). Ayuda a sistematizar, ordenar, registrar, clasificar, seleccionar, priorizar las ideas. Utiliza “papelógrafos”, rotafolios, grabadoras, cámaras de video, etc. Hace resúmenes breves. Elabora cuadros y memorias que entrega al grupo.

8. El/la formador/a cuida de que todos los miembros del grupo intervengan, se expresen, participen. Con los/as miembros más activos/as, evita sofocar su iniciativa y sólo les llama cortésmente la atención cuando dificultan o impiden la participación de los/as demás. No “atosiga” a los/as más callados, les refuerza cuando intervienen, favorece las rondas generales en las que todos/as han de expresarse, la utilización de otros lenguajes expresivos (escrito, por ejemplo), facilita el trabajo en grupos más reducidos, y un reparto de tareas que les incluya (tomar notas, hacer de portavoces, etc.).

9. El/la formador/a aprovecha siempre las capacidades y habilidades de los/as miembros: los/as que mejor escriben, los/as que mejor resumen las ideas, los/as que saben dibujar o hacer gráficos, los/as que se expresan con mayor claridad, los/as que contribuyen a crear un clima distendido y de confianza, los/as que tienen mayor experiencia y pueden aportar más ejemplos, etc.

10. El/la formador/a favorece y utiliza el humor, la sonrisa, la risa, la poesía, la sorpresa, la magia…. Estimula la motivación, el interés, el entusiasmo hacia el aprendizaje: el disfrute de aprender y de aprender con otros. Intenta que el aprendizaje, la construcción colectiva de conocimientos sea una experiencia fascinante, inolvidable… que cree adicción, dependencia.

11. El/la formador/a está siempre formándose, estudiando, aprendiendo nuevas cosas sobre los temas o contenidos que trabaja, aprendiendo nuevos métodos y técnicas que faciliten el aprendizaje grupal. Analiza y evalúa su propia práctica, lee, observa a otros/as formadores/as, etc. Su formación es permanente.

12. El/la formador/a trabaja en “equipo”, esto es, con los/as otros/as formadores/as que participan en la formación de los mismos grupos de aprendizaje. Con ellos/as intercambia su percepción sobre el perfil y las características de los/as participantes, estructura los contenidos generales para evitar solapamientos y facilitar un enfoque global del aprendizaje, contrasta los métodos y técnicas que utilizará, evalúa el desarrollo del proceso formativo y el rendimiento del grupo, etc., etc.

13. El/la formador/a no se olvida nunca del objetivo formativo y no lo sacrifica a la diversión. Todos los puntos anteriores son importantes PORQUE FACILITAN EL APRENDIZAJE. Esa es la meta de el/la formador/a: que el grupo, que sus miembros interioricen y hagan suyos aquellos conocimientos que necesitan. Para alcanzar esa meta utiliza los más diversos recursos, las técnicas más adecuadas a cada caso y busca siempre la eficacia. Es en nombre de la eficacia del aprendizaje por lo que el/la formador/a favorece la motivación, el interés y la participación grupal: la satisfacción por el aprendizaje.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...