English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

14 ene. 2010

El verdadero pacto de Haití con el diablo

Haití ha sufrido uno de los peores terremotos de la historia y ya se están manejando cifras de más de cien mil muertos, espeluznantes datos que no hacen, sino aumentar la desolación en un país con una interminable serie de desdichas a sus espaldas.


En este contexto el telepredicador Pat Robertson, ha afirmado que los orígenes de la pobreza de Haití y del terremoto, hay que buscarlos en el pacto con el diablo, que los Haitianos firmaron para liberarse de los franceses, en boingboing he leído un texto de Maggie Koerth-Baker, en el que hace un resumen de la espeluznante historia del pais y de porqué se encuentra entre los más pobres del mundo, lo he traducido, ya que en ocasiones cuando suceden estas catástrofes, nos olvidamos de porqué algunos paises, se encuentran sumidos en la pobreza, os lo recomiendo.



Pat Robertson piensa que Haití está asolado por la pobreza (y afectado por el terremoto), ya que el país hizo un pacto con el diablo para que les ayudara a derrocar a los franceses.

En mayo, el Times Online proporcionaba una información  mejor  sobre el pasado de Haití. 

Más allá de una vaga hipótesis de que el imperialismo había atornillado Haití, no sabía mucho sobre la historia del país. La lectura de esta historia ha sido tan corta como nauseabunda.

Resumen: Haití fue obligado a pagar a Francia por su libertad. Cuando no podían pagar el rescate, Francia (y otros países, incluyendo Estados Unidos) amablemente  ofrecieron  préstamos con un alto interés. En 1900, el 80% del presupuesto anual de Haití fue destinado a pagar la "reparación" de la deuda.  El último pago no se hizo hasta 1947. Tan sólo 10 años más tarde, el dictador François Duvalier se hizo cargo del país y muy pronto lo llevo a la bancarrota, a base de pedir préstamos a un elevado interés,  para pagar por su estilo de vida corrupta. La familia Duvalier, con la asistencia financiera y los ojos ciegos de los países occidentales, mató a  miles de haitianos, hasta que el pueblo de Haití  derrocó a su hijo en 1986. 

Hoy en día, Haití sigue pagando la deuda de unos dictadores opresivos, de los que nadie les ayudó a librarse  hace 30 años.

El resto del mundo sigue negándose  a perdonar la deuda. Así pues, en cierto modo, tal vez Robertson está en lo cierto. Haití se encuentra atrapado en un pacto con el diablo, y el diablo somos nosotros.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...